Aston Martin DBS 59: Homenaje a Le Mans

Aston Martin DBS 59: Homenaje a Le Mans

El año 1959 fue uno de los más destacados para la firma británica Aston Martin. Decimos esto porque gracias a su modelo DBR1 consiguió copar las dos primeras posiciones de una carrera tan trascendente y popular como las 24 Horas de Le Mans. Un hito histórico que la propia marca no olvida y al que ha querido rendir homenaje.

Aprovechando que actualmente disponen de un modelo de la talla del Aston Martin DBS Superleggera, los británicos han querido homenajear a su legendario automóvil con una edición especial de su deportivo más capaz, otorgándole un aspecto visual único y diferenciador, además de una serie de detalles exclusivos que no pasarán desapercibidos. Eso sí, su producción se limitará a tan solo 24 ejemplares.

Creado por la división Q de la firma inglesa, el Aston Martin DBS 59 presenta una variedad de elementos de estilo que recuerdan al icónico coche de carreras. El principal de ellos es un trabajo de pintura verde Racing Green que hace contraste con el acabado de fibra de carbono brillante. El coche también tiene una serie de detalles en bronce en la parrilla, el alerón y las llantas, sin olvidar un equipo de frenos de alto rendimiento con calibradores en este tono.

Al ingresar al habitáculo, los conductores encontrarán una mezcla de cuero negro y castaño, así como una tela que se inspira en el material utilizado en el asiento del DBR1. No obstante,  también aparecen acentos verdes de competición, adornos en bronce y respaldos bordados con el logotipo “DBS 59”.

Por otro lado, el departamento Q de Aston Martin pone a disponibilidad de los futuros propietarios una serie de productos que recuerdan a aquella época, como unos monos de competición azules, guantes estilo vintage y una réplica del casco utilizado en el año 1959. Además, recibirán un juego de maletas de equipaje que encajan perfectamente con el diseño del interior, así como una funda para el vehículo con un redondel blanco y el número del automóvil.

Si hablamos del aspecto mecánico no encontraremos novedades con respecto al DBS Superleggera ‘normal’, por lo que seguirá recurriendo a un propulsor V12 sobrealimentado de 5.2 litros, capaz de producir 725 caballos y un par máximo de 900 Nm. Este bloque está conectado a una transmisión automática de ocho velocidades que le permite al coupé acelerar de 0 a 100 km/h en 3.4 segundos antes de alcanzar una velocidad máxima de 339 km/h.

FUENTE MEJORES SITIOS WEB DE DEPORTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: