Bueno Martín Vizcarra, ¡a trabajar ya!

Bueno Martín Vizcarra, ¡a trabajar ya!

Nadie podrá negar que los últimos tiempos te fueron favorables, Martín (Disculpa lo confianzudo, pero pareces ser de los nuestros). Pero ha llegado el momento de las obras, y no solo las de fierro y cemento sino también las de corte administrativo, de procedimientos, de maneras de ser y comportarse e inclusive las de gestiones y realizaciones a nivel de inventiva y genialidad. 

Es posible que algo se esté avanzando en el campo técnico, en el campo estructural de toda laya, en el terreno de la salud pública, de la educación y el arte en general, etc. Pero es necesario darlo a conocer con oportunidad y precisión al pueblo para que no se empiece a suponer que el ejecutivo está en el mismo plan del legislativo, es decir haciendo poco, mal y nada. Si el ejecutivo ya tiene material para mostrar realizaciones, ya puede promocionarlo porque la absurda ley de prohibición de publicaciones por parte del ejecutivo ya fue declarada inconstitucional, y el país necesita creer que estamos haciendo cosas para levantar su optimismo y sus ganas de meterle punche y plata al desarrollo nacional.

Pero, aparte de lo que se viene haciendo y no se conoce, también es necesario conocer los planes inmediatos de obras de todo tipo a nivel nacional, incluso las que correspondan a los gobiernos locales y a las municipalidades, contando con el apoyo y el respaldo del ejecutivo. Poner énfasis en las obras monumentales que se nos vienen.

Y todo lo que se tenga represado en el campo social, hay que echarlo a andar pero ya, ya, de una vez. Hay mucha gente a la espera, inclusive los que no pueden esperar como somos los viejos jubilados. Mira Martín que para prometer has sido bueno, hasta muy bueno podríamos decir, pero..¿y?

Cuando los niveles de aprobación se elevan en base a promesas, pueden desinflarse muy rápidamente, y empiezan a arrastrar todo a su paso. No hay que dejarse llevar por la ambición y la angurria de batir récords de aprobación cuando estos se están consiguiendo con la técnica del vendedor de cebo de culebra. Cuidado allí.

Y una acotación suelta como quien no quiere la cosa, pero que posiblemente pueda ser atendible y razonable. Cuando hay periodos de feriados largos, debería acelerarse el pago de sueldos y jubilaciones del sector público, de modo que haya un poco más de circulante como inyección a nuestra economía. Porque a este núcleo duro de clientes, esos feriados solo le sirven para quedarse en cama durmiendo a pierna suelta dado que el presupuesto ya se esfumó antes de disfrutar del feriado.  Y tal vez hasta podría hacerse un esfuerzo para anticipar las fechas de pago mensuales siquiera en uno o dos días. Tal vez el MEF pueda hacer un somero estudio del efecto que tendría una medida de este tipo para determinar si vale la pena de llevarla a cabo.

Martín presidente, usted tiene la palabra.

FUENTE MEJORES SITIOS WEB DE NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: