Este Audi R8 se parte por la mitad tras un grave accidente

Este Audi R8 se parte por la mitad tras un grave accidente

Gracias a los adelantos tecnológicos que tenemos hoy en día la seguridad de los coches ha ido mejorando exponencialmente hasta unos niveles que eran inconcebibles hace unos años, salvando multitud de vidas y evitando fuertes lesiones en los graves accidentes sucedidos en carretera, como el que ha sucedido a miles de kilómetros de nuestras fronteras.

El protagonista del impactante suceso ha sido un Audi R8 de segunda generación y, afortunadamente, nadie ha resultado herido de gravedad, pese a la violencia de las imágenes que han trascendido. Un hecho que tuvo lugar el pasado sábado por la mañana en una carretera mojada entre Kastelbell y Latsch, justo al lado de la frontera con Austria en el norte de Italia.

Como podemos ver en las imágenes publicadas en Facebook, el deportivo alemán es el que se ha llevado la peor parte, pues su carrocería ha sufrido unas fuerzas terribles que han sido suficientes para partir el coche en dos, literalmente. El otro gran protagonista de la acción, aunque apenas se ve en las fotografías, ha sido una furgoneta Volkswagen, implicada directamente en el devenir del R8. 

Al parecer, el conductor del Audi se alejó de la escena, milagrosamente, casi sin daños, y todas sus lesiones fueron descritas como menores por el cuerpo de bomberos voluntarios de Latsch. Mientras tanto, el otro conductor también sufrió heridas leves y ambos fueron trasladados a un hospital local. No obstante, las autoridades tardaron aproximadamente dos horas en reabrir la carretera al tráfico, sobre todo porque había que lidiar con una gran cantidad de líquidos derramados y unas fuertes lluvias.

A pesar de que la furgoneta no deja verse con facilidad, podemos decir que su parte frontal sufrió algunos daños y que su neumático delantero izquierdo está torcido. En cuanto al deportivo de Audi, las imágenes hablan por sí solas, su mitad posterior básicamente se separó del resto de la carrocería, llevándose consigo tanto el motor V10 atmosférico como el eje trasero a lo largo del viaje.

Por el momento se desconocen las causas del accidente aunque todo hace indicar que el exceso de velocidad y la pérdida del control de alguno de los dos vehículos han sido los principales responsables. Afortunadamente, el diseño del habitáculo cumplió con uno de sus cometidos y los elementos estructurales funcionaron a la perfección, salvando la vida al conductor.

 

FUENTE MEJORES SITIOS WEB DE DEPORTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: